Últimas noticias

Historia

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

La actual Hermandad de la Sagrada Cena hunde sus raíces más remotas en sendas hermandades del Santísimo Sacramento, erigidas en 1630 y 1631 respectivamente, fusionadas por decreto dictado por el obispo Agustín de Ayestarán el 13 de febrero de 1799, cuyas reglas van a inspirar, en determinados aspectos, las normas de nuestra Hermandad, como se puso de manifiesto el 1º de mayo de 1985, cuando la Hermandad se constituye canónicamente como cofradía sacramental.

Más cercanos en el tiempo, hemos de reseñar dos intentos fallidos. El primero corre a cargo de la Asociación de Antiguos Alumnos Salesianos que, en 1952, cuando decide llevar a cabo la fundación de la actual Hermandad del Prendimiento, el primer misterio en el que se piensa es el de la Sagrada Cena, pero los promotores de la idea se ven abocados a desistir de la misma en atención al elevado presupuesto que presenta el imaginero sevillano Castillo Lastrucci. Por otra parte, en estas mismas fechas se comenta en la ciudad que otro grupo de cofrades está intentando crear otra hermandad, bajo la misma advocación, en la parroquia de San Miguel, por lo que los salesianos se deciden por el pasaje del prendimiento de Cristo, que tampoco existía en la ciudad.

FUNDACIÓN DE LA HERMANDAD

La Muy Mariana Hermandad Sacramental de la Inmaculada Concepción, Santo Rosario de Nuestra Señora y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Fe en su Sagrada Cena, Santísimo Cristo de la Luz, María Santísima de la Esperanza del Valle y Beato Álvaro de Córdoba nace en el seno de la tertulia cofrade “El Llamador”, y más concretamente en el seno de un grupo de cofrades y miembros de la Adoración Nocturna vinculados a la parroquia de la Trinidad, que deciden fundar esta Hermandad con la idea de rendir culto al Santísimo Sacramento para lo cual, como ya ha quedado apuntado, recoge la tradición anterior.

Por el primer Libro de Anales de la Hermandad sabemos que el 31 de octubre de 1983 se realiza la primera reunión. Como consecuencia de esta reunión se constituye una Junta Gestora. Efectivamente, el Libro de Actas de los Cabildos Ordinarios de Oficiales se abre este mismo día con sendas diligencias firmadas, respectivamente, por el primer hermano mayor, José Ignacio Martínez Morente y por el primer secretario, Hortilio Pereda Armayor.

La primera sesión ordinaria del Cabildo de Oficiales tiene lugar el 27 de noviembre de 1983 en el domicilio particular de Antonio López Raya, donde se encontraba depositada en aquellos momentos la imagen de María Santísima de la Esperanza del Valle, al no disponer la Hermandad de sede canónica. A aquella primera reunión asisten las siguientes personas Fray Ricardo de Córdoba, Cristóbal Prieto Cid, Srta. Torres Serrano, Sr. Martínez Perea, Srta. Morente Barrón, José Ignacio Martínez Morente, José Fernando Prieto Cid, Antonio López Raya, Sr. Almoguera González, Rafael del Pozo Almoguera, Sr. Almoguera Moriana, Antonio Prieto Cid, Sr. Cid. M.-Benagassi, Sra. G. de la Cruz Pineda de las Infantas, Sra. Jiménez Álvarez, Hortilio Pereda Armayor.

Una vez constituida formalmente, la nueva Corporación comienza a dar sus primeros pasos en orden al reconocimiento oficial por parte de la Jerarquía Eclesiástica, búsqueda de sede canónica e imágenes de los sagrados titulares.

PRIMEROS AÑOS DE VIDA

El primer gran problema con que se encontraron los hermanos fundadores de nuestra Hermandad fue el de la sede canónica. Por acuerdo unánime del Cabildo de Oficiales reunido en sesión ordinaria celebrada el 19 de febrero de 1984, la Hermandad decide “no residir en Templo alguno en que lo haga otra Hermandad y Cofradía” , aunque este acuerdo será revocado al año siguiente, concretamente el 9 de abril de 1985, cuando se reconsidera el ofrecimiento formulado por Don Antonio Gómez Aguilar, párroco de la Trinidad, quien cede la antigua capilla bautismal, tras contemplar la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza del Valle en el escaparate de Vellum S.A, una tienda de tejidos ya desaparecida, situada en la confluencia de las calles Alfonso XIII y Diego León, junto a la popular farmacia “El Globo”.

No obstante, y para que quede constancia de los intentos fallidos que se llevaron a cabo, de acuerdo con el Libro de Actas de la Hermandad, fueron diez los templos, entre parroquias y órdenes religiosas, los visitados por los fundadores en demanda de asilo, no obstante, en una entrevista publicada en el Diario CÓRDOBA en 1987, se habla de más de 30. Es en el año 1986 cuando se produce el arranque definitivo de la Hermandad, pues es en ese año cuando se funda el Turno de Adoración Nocturna María Santísima de la Esperanza del Valle, siendo la primera hermandad de penitencia en la ciudad que se incorpora a la Adoración Nocturna con un turno propio de hermanos.

El 11 de abril de 1987 se bendice de la primitiva imagen Titular del Señor de la Fe en su Sagrada Cena, obra del escultor pontanés Francisco Palos Chaparro. A partir de ese momento la Hermandad comienza a crecer en número de hermanos y a ir incorporando nuevo patrimonio con el objetivo de poder realizar, en un futuro no muy lejano, estación de penitencia por las calles de Córdoba el día del Amor Fraterno, el Jueves Santo.

DÉCADA DE 1990

Con el objetivo de realizar el apostolado que acompañase al Señor de la Fe en su Sagrada Cena en su estación de penitencia, y al no ser posible seguir contando con el concurso de Palos Chaparro para ello, en mayo de 1992 se celebra un cabildo extraordinario en el que se decide buscar un nuevo imaginero para la realización del apostolado, recayendo la elección en el joven artista cordobés Miguel Ángel González Jurado; éste propone a la Hermandad la conveniencia de que el grupo escultórico fuese un proyecto global en el que se incluyesen no sólo los apóstoles, sino también la imagen del Señor, para que la unidad de acción y la carga dramática necesarias en la concepción del conjunto escultórico se pudiera lograr con las máximas garantías. Así, tras la junta general extraordinaria de 14 de junio de 1992 se acuerda encargar a Miguel Ángel González Jurado imaginero la ejecución de todo el grupo escultórico, incluida la imagen del Señor. Cabe destacar que en ese mismo mes de junio de 1992 la Hermandad ingresa en la Agrupación de Cofradías de Córdoba.

La nueva imagen del Señor de la Fe es bendecida el 24 de abril de 1993 en ceremonia concelebrada por don Miguel Castillejo, don Santiago Gómez, nuevo párroco de la Trinidad, y fray Ricardo de Córdoba, hermano fundador de nuestra Hermandad. Como homenaje a monseñor don Antonio Gómez Aguilar, quien había fallecido unos meses antes, el cáliz que Cristo porta en sus manos es una reproducción del que usaba el querido y llorado Don Antonio.

Es en el año 1994 cuando la Hermandad realiza su primera estación de penitencia por las calles de Córdoba el Jueves Santo por primera vez, partiendo desde el patio del Colegio de la Trinidad que se encuentra en la calle González López. Los dos primeros años realiza estación de penitencia únicamente con el Señor de la Fe en su Sagrada Cena.

El 24 de marzo de 1996 es bendecido el conjunto del apostolado en la parroquia de la Trinidad y es incorporado, gracias al estreno del nuevo paso de misterio, a la estación de penitencia del año 1996; ese año, debido a que la puerta del Colegio de la Trinidad no permitía la salida del nuevo paso por sus grandes dimensiones, la estación de penitencia partió desde el cocherón anexo del Convento de los Padres Capuchinos ubicado en la Plaza del mismo nombre. En 1997, tras acometer las actuaciones necesarias en la puerta del Colegio de la Trinidad, la Hermandad vuelve a realizar su estación de penitencia desde el patio del Colegio de la calle González López.

El hecho de no poder salir del interior de la parroquia de la Trinidad, amén de tener que “competir” con el resto de las “Hermandades de centro” para poder nutrirse de más hermanos en la nómina de la Hermandad, hace que a finales de los 90 se decida realizar la búsqueda de una nueva Sede Canónica en la que la Hermandad pueda realizar el crecimiento humano que necesitaba.

DÉCADA DEL 2000

Cuando la Hermandad decide comprar el local de la calle Francisco González Panchón para establecer en ella su nueva Casa de Hermandad, todavía no se hablaba de la eventual erección de una parroquia en esta zona de Poniente y ni mucho menos de la construcción de un nuevo templo.

El 8 de abril de 2000, Don Joaquín Pérez Hernández, párroco de la recién creada parroquia de Nuestra Señora de Consolación (barrio de las Margaritas), nos ofrece lo que tiene, un templo que todavía no se ha construido, ni siquiera se ha redactado el proyecto, lo que nos da la oportunidad de contemplar con todo lujo de detalle la futura ubicación de nuestros Sagrados Titulares, incluido el Misterio de la Cena, así como la construcción de una puerta que permitiese iniciar y finalizar nuestra Estación de Penitencia desde el interior del templo.

El 4 de febrero de 2001, cuando todo estaba previsto para presentarnos en la nueva sede canónica, se produce el cambio de titular en la parroquia Beato Álvaro de Córdoba, haciéndose cargo de la misma Don Tomás Pajuelo Romero; como se hiciera en su día, el Hermano Mayor, Pedro Rojas, acompañado por los hermanos Eduardo Palomino, Víctor Rufo y Francisco Román, realizan una visita al nuevo párroco para presentarle la Hermandad, como integrante de su feligresía, reunión de la que se saca una impresión favorable. El 1 de abril de 2001 se celebra Cabildo General Extraordinario donde, por unanimidad, se va a decidir solicitar al Sr. Obispo el cambio de sede a la parroquia Beato Álvaro de Córdoba. Por fin, el 15 de mayo, día de San Isidro Labrador, el Consejo Episcopal acuerda acceder al cambio de sede canónica de la Hermandad, celebrándose la entrada oficial el 21 de junio siguiente, festividad de San Luis Gonzaga, al finalizar el primer día de los cultos al Santísimo Sacramento.

Cabe destacar que la estación de penitencia de ese año 2001, debido al cambio de Sede Canónica que la Hermandad había sufrido meses antes, tendría comienzo y fin en la Santa Iglesia Catedral.

En el Cabildo General de Hermanos de carácter Extraordinario de fecha 2 de diciembre de 2001 se aprueba la incorporación a la Hermandad de la actual imagen de María Santísima, donada a la Hermandad por un grupo de hermanos liderado por Antonio Prieto Cid, antiguo Hermano Mayor de la Hermandad, realizada también por el imaginero Miguel Ángel González Jurado. El 18 de diciembre de ese mismo año fue bendecida la nueva imagen de María Santísima de la Esperanza del Valle por nuestro consiliario el reverendo padre Don Tomás Pajuelo Romero en la Parroquia de Beato Álvaro de Córdoba, donde ya estaba erigida canónicamente la Hermandad.

En febrero de 2002 se hace efectiva la cesión de las primitivas imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Fe y de María Santísima de la Esperanza del Valle a la Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de Santa Eufemia (Córdoba), donde quedaron depositadas en el transcurso de un solemne oficio religioso; esta cesión también fue acordada en el Cabildo General de Hermanos Extraordinario celebrado el día 2 de diciembre de 2001.

A partir de ese año, la Hermandad experimenta un gran crecimiento en número de hermanos y en número de personas que realiza la estación de penitencia el Jueves Santo, a pesar de la gran cantidad de horas de recorrido, convirtiéndose en toda una referencia para el Barrio de Poniente de nuestra ciudad. Durante estos primeros años en el Barrio de Poniente, la estación de penitencia comienza desde el interior de la parroquia del Beato Álvaro de Córdoba, pero al no poseer ésta una puerta de dimensiones suficientes, el paso de misterio se incorpora al cortejo saliendo desde la casa de Hermandad, en el Pasaje Francisco González Panchón.

En mayo de 2002 la Hermandad realiza al primer Rosario de la Aurora con María Santísima de la Esperanza del Valle por las calles del barrio de Poniente y, posteriormente en el mes de junio, organiza la primera procesión de la Octava del Corpus Christi bendiciendo al barrio con el Santísimo Sacramento portado por hermanos en parihuelas. Es en el año 2004 cuando el Santísimo Sacramento recorre las calles de la feligresía portado a costal en el paso en el que procesionó los dos primeros años Nuestro Padre Jesús de la Fe el Jueves Santo.

En noviembre del 2004 la Hermandad recibe la autorización del obispo de la diócesis, Juan José Asenjo Pelegrina, para que las imágenes de los apóstoles que acompañan a Nuestro Padre Jesús de la Fe en el paso de misterio reciban culto en la capilla de nuestra sede canónica. Es entonces cuando comienza a materializarse el proyecto de ornamentación de la capilla en la que se veneran nuestros Sagrados Titulares para poder albergar todo el apostolado, proyecto que concluye el 19 de noviembre de 2005 con la bendición de los nuevos altares del apostolado y de María Santísima. Fue en ese año 2005 cuando el grupo escultórico de la Sagrada Cena al completo preside el altar del Corpus Christi en la Plaza de las Tendillas con motivo de la celebración del Año de la Eucaristía.

En 2006 la Hermandad organiza la Primera Edición del Pregón del Costalero de los actos más destacados de la cuaresma cofrade cordobesa, evento que anualmente se viene organizando gracias a su gran acogida en el ambiente del mundo del costal de nuestra ciudad.

En octubre de 2007 se concede a la Hermandad la licencia de obras para el proyecto de ampliación de la capilla y la apertura de una nueva puerta con dimensiones suficientes para que pueda salir del interior de nuestra sede el paso de misterio el Jueves Santo, comenzando las obras en diciembre y estando acabadas en marzo de 2008. De esta forma, a partir del 2008 el cortejo procesional puede salir desde el interior de nuestra sede cada Jueves Santo.

En febrero de 2008 se celebra un Cabildo General Extraordinario de Hermanos en el que se decide encargar la realización de la imagen de un crucificado que presida el altar mayor de nuestra sede y que recibirá la advocación de Santísimo Cristo de la Luz. La portentosa talla del crucificado, realizada por el imaginero Edwin González, fue bendecida el 23 de noviembre de ese mismo año por el obispo de la diócesis, Juan José Asenjo Pelegrina, y a partir de 2009 preside cada cuaresma el rezo del Santo Vía-Crucis de la Hermandad por las calles de la feligresía.

DÉCADA DEL 2010

La década del 2010 comienza con la celebración del XXV Aniversario Fundacional de la Hermandad, cuya apertura tuvo lugar el 6 de junio de 2009 con la presentación del cartel conmemorativo de esta efeméride, obra de nuestro hermano Rafael Cornejo Arribas, del logotipo del XXV Aniversario, obra de nuestro hermano Francisco Román Morales, y el Pregón del XXV Aniversario, pronunciado por nuestro hermano Francisco Román Morales y presentado por nuestro hermano Cristóbal Prieto Cid.

Dichos actos se prolongaron hasta el mes de junio de 2010, entre los que destacan la organización de un ciclo de conferencias formativas, el Vía-Crucis de cuaresma las Hermandades de Córdoba de 2010 presidido por el Santísimo Cristo de la Luz y las 24 horas de Adoración al Santísimo Sacramento en la capilla junto a nuestros Sagrados Titulares, el principal acto del XXV Aniversario.

En la procesión de la Octava del Corpus Christi de 2010 se incorpora al cortejo el paso de la Inmaculada Concepción, la cual es portada a costal por los más jóvenes de nuestra Hermandad, sirviendo de escuela de aprendizaje para portar, cuando crezcan, a nuestros Sagrados Titulares en la estación de penitencia del Jueves Santo.

En enero de 2011 se funda la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Fes en su Sagrada Cena, una escuela de músicos cuyo objetivo es poder acompañar algún día al Señor de la Fe el Jueves Santo con sus rezos en forma de melodía. En marzo de 2013 se presenta al mundo cofrade la joven Agrupación Musical, no sólo por el poco tiempo que ha transcurrido desde que se fundó, sino por la edad media de sus componentes, una verdadera escuela de jóvenes músicos. A partir de entonces pasa a formar parte del cortejo procesional del Jueves Santo abriendo el mismo en cruz de guía. Es en el año 2015 cuando, gracias a su evolución tanto en el número de componentes como en calidad, se encarga de acompañar al Señor de la Fe cada Jueves Santo con sus sones de oración.

 

En 2016 se incorpora al cortejo procesional las reliquias de nuestro titular el Beato Álvaro de Córdoba, las cuales son portadas por tres hermanos nazarenos que visten hábito nazareno con los colores de la orden dominica de predicadores y que se sitúan en la antepresidencia que precede al paso de misterio.

En 2018 se celebran los actos conmemorativos del XXV Aniversario de la bendición de Nuestro Padre Jesús de la Fe en su Sagrada Cena. La presentación de los actos conmemorativos de esta efeméride tuvo lugar el 22 de febrero, junto con la presentación del cartel conmemorativo del XXV Aniversario de la bendición de Nuestro Padre Jesús de la Fe, obra de la prestigiosa pintora sevillana Nuria Barrera, y del logotipo de esta efeméride, obra de nuestro hermano Francisco Román. Entre los actos destaca la celebración de un ciclo de conferencias en torno a la imagen de Nuestro Titular, la celebración de un Quinario Extraordinario y la celebración de las 24 horas de Adoración al Santísimo Sacramento en nuestra Capilla.

Es en 2019 cuando, después de tantos años de esfuerzo y dedicación de todos los hermanos, cuando María Santísima de la Esperanza del Valle acompañe en su paso de palio a su bendito Hijo en la estación de penitencia del Jueves Santo por las calles de Córdoba. La bendición del paso de palio tuvo lugar el 31 de marzo a cargo de nuestro consiliario, el Muy Ilustre Señor D.Tomás Pajuelo Romero, canónigo de la Santa Iglesia Catedral, y estuvo apadrinada por la Adoración Nocturna, Red Madre y la Cruz Blanca.

En septiembre de ese mismo año la Hermandad participa con el paso de misterio en la Magna Exposición “Por tu Cruz redimiste al mundo”, organizada por el Obispado de Córdoba y la Agrupación de Cofradías en la Santa Iglesia Catedral; fue esa ocasión la primera vez que se pudo contemplar al misterio de la Sagrada Cena procesionando por las calles de la cuidad de manera extraordinaria.

© Hermandad Sagrada Cena 2017